Policía interviene fábrica que elaboraba pastillas falsas

Inescrupulosos comercializaban medicamentos adulterados (como paracetamol, aspirina y hasta Ivermectina) hechos a base de harina y azúcar

Por: Infolegal.pe

La División de Investigación y Estafas de la Policía Nacional del Perú (PNP), intervino una fábrica clandestina que se dedicaba a la fabricación y comercialización de pastillas falsas, hechas a base de harina, azúcar impalpable y una variedad de colorantes que luego vendían a incautos comprados, atentando así contra la salud de los peruanos.

En una hora, Omar Mallca Valverde y Marcial Laura García, podían producir más de cinco mil pastillas como paracetamol, antalgina y aspirina, medicinas de alta demanda durante esta emergencia sanitaria por el COVID-19.

En la intervención, los efectivos policiales lograron incautar más de 15 mil cajas falsas de Panadol, que eran fabricadas con máquinas que producían a gran velocidad. El laboratorio clandestino, que estaba instalado en la avenida Manuel Cisneros (La Victoria), no reunía las condiciones mínimas de salubridad para la fabricación de medicamentos.

“Aproximadamente son más de un millón y medio de dosis de paracetamol. Eso es lo importante, que se pudo neutralizar en este momento a toda esta cadena de fabricación de las cajas, porque no solo falsificaban cajas de Panadol, también de Ivermectina”, declaró a un medio local el coronel José Manuel Cruz, de la División de Estafas.

Los sujetos, que al momento de la intervención coordinaban llevar las falsas pastillas a Puno, fueron detenidos y enfrentarían penas por los delitos contra la salud pública, falsificación y contaminación de productos farmaceúticos, y contra la propiedad intelectual, entre otros.

Inescrupulosos comercializaban medicamentos adulterados (como paracetamol, aspirina y hasta Ivermectina) hechos a base de harina y azúcar

La División de Investigación y Estafas de la Policía Nacional del Perú (PNP), intervino una fábrica clandestina que se dedicaba a la fabricación y comercialización de pastillas falsas, hechas a base de harina, azúcar impalpable y una variedad de colorantes que luego vendían a incautos comprados, atentando así contra la salud de los peruanos.

En una hora, Omar Mallca Valverde y Marcial Laura García, podían producir más de cinco mil pastillas como paracetamol, antalgina y aspirina, medicinas de alta demanda durante esta emergencia sanitaria por el COVID-19.

En la intervención, los efectivos policiales lograron incautar más de 15 mil cajas falsas de Panadol, que eran fabricadas con máquinas que producían a gran velocidad. El laboratorio clandestino, que estaba instalado en la avenida Manuel Cisneros (La Victoria), no reunía las condiciones mínimas de salubridad para la fabricación de medicamentos.

“Aproximadamente son más de un millón y medio de dosis de paracetamol. Eso es lo importante, que se pudo neutralizar en este momento a toda esta cadena de fabricación de las cajas, porque no solo falsificaban cajas de Panadol, también de Ivermectina”, declaró a un medio local el coronel José Manuel Cruz, de la División de Estafas.

Los sujetos, que al momento de la intervención coordinaban llevar las falsas pastillas a Puno, fueron detenidos y enfrentarían penas por los delitos contra la salud pública, falsificación y contaminación de productos farmaceúticos, y contra la propiedad intelectual, entre otros.

Puedes ver la entrevista completa aquí 

CATEGORÍAS
ETIQUETAS
Compartir Esta