Jorge Paredes: “Va a ser muy difícil que se condene a 35 años a Luis Castañeda”

El penalista sostiene que debe individualizarse cada delito y revisar sus atenuantes

La fiscalía anunció que, de acuerdo a la prognosis de pena, la sanción contra el exalcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio alcanzaría los 35 años (máximo posible establecido por nuestro ordenamiento legal), al sumarse los delitos de colusión (12 años), lavado de activos (16 años y 8 meses) y asociación ilícita para delinquir (12 años y 8 meses).

Sin embargo, para el penalista Jorge, anunciar que el exburgomaestre tendría una pena probable tan alta es una exageración. “Recordemos primero que hay atenuantes en nuestro sistema de justicia. Es un anuncio muy marquetero, el Ministerio Público impresiona, pero no da para tanto la pena”, señaló.

Según Paredes, se debe tener en cuenta que no sólo el tope en el proceso penal sirve para establecer la responsabilidad de un imputado, sino que una vez establecida dicha responsabilidad sigue una etapa de determinación e individualización de los delitos a cada persona que se declare culpable, así como sus atenuantes y agravantes.

“Hay un sistema denominado ‘sistema de tercios’, son tres espacios punitivos: tercio alto tercio medio y tercio bajo. El primero es cuando solo hay agravantes, el segundo cuando hay agravantes y atenuantes y el tercero cuando solo hay atenuantes. Entonces, para que le den a un imputado la pena máxima tendrían que concurrir solo agravantes”, explicó.

Es decir, para determinar una prognosis de pena se debe realizar un análisis de circunstancias atenuantes y agravantes y recién ahí calcular cuánto podría imponerse de acuerdo con el margen mínimo y máximo previsto para cada delito.

“Por ejemplo, un atenuante se da cuando al momento de cometer el delito tienes entre 18 y 21 años o cuando eres mayor a los 65 años, si es que no eres parte de una organización criminal”, señaló.

Es decir, para que a Castañeda y sus coimputados (Giselle Zegarra y José Luna) puedan condenarlos a 35 años tendrían que probar su culpabilidad en cada uno de los tres delitos imputados y lograr que cada una se ubique en el tercio alto.

“Aquí hay que utilizar una calculadora y hacer la división entre segmentos de tiempo de duración. Si todas las circunstancias son agravantes la pena puede subir a 35 años, pero si hay atenuantes pueden ser 20 años o incluso ir entre 8 y 15 si no hay ninguna agravante”, asevera Paredes.

CATEGORÍAS
ETIQUETAS
Compartir Esta