Iván Montoya: “Es casi suicida que Odebrecht acuda al CIADI”

Iván Montoya: “Es casi suicida que Odebrecht acuda al CIADI”

Exprocurador anticorrupción aseguró que empresa brasileña no tiene mayores chances de ganar al reconocer actos de corrupción

La empresa brasileña Odebrecht demandó al Estado peruano ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) del Banco Mundial por la cancelación del contrato de concesión del Gasoducto Sur Peruano (GSP). La constructora exige más de US$1.200 millones de indemnización.

El documento, firmado por los actuales directores, señala que para la constructora fue un “golpe muy fuerte” la anulación del referido contrato y que la demanda responde a la necesidad de cumplir con sus acreedores.

Para el exprocurador Yván Montoya Vivanco, Odebrecht habría tomado esta decisión solo por cumplir con su junta de acreedores en Brasil, pero que en términos jurídicos no tienen mayor perspectiva de ganar.

“Iniciaron el proceso de reconocimiento de actos de corrupción en el Gaseoducto y deben estar firmadas las primeras declaraciones. Y, aunque no se ha llegado todavía un acuerdo homologado en ese caso, ya cuentan con documentación al respecto y hasta con declaraciones de sus socios peruanos. Ir con esa carga al CIADI y plantear una demanda es sinceramente casi suicida”, señaló Montoya Vivanco.

Según el exprocurador si bien es probable que CIADI acepte en términos preliminares la admisibilidad de la demanda, la justicia peruana cuenta con evidencias suficientes que demuestran pagos ilícitos en el mencionado proyecto. Es más, ya la empresa Graña y Montero se ha declarado culpable en ese caso.

“Yo no creo que CIADI ignore lo que en la comunidad internacional es fundamental, que los negocios deben ser libres de corrupción, eso ya está en los convenios de las Naciones Unidas. Por eso, sigo creyendo que (Odebrecht) va con una carga e incompatibilidades enormes de perder, no me parece un pedido que esté dentro de sus cálculos razonables”, indicó.

No afectaría casos peruanos
De acuerdo con el exprocurador, se debe distinguir entre el caso del GSP, donde se estaba reconociendo actos de corrupción y había la posibilidad de llegar a una colaboración, y el acuerdo ya homologado en el que la constructora reconoce el pago de coimas en cuatro proyectos.

“En el caso del Gaseoducto probablemente entre en una fase crítica si Odebrecht continúa con su pretensión, y todos los involucrados en esta sospecha de corrupción tendrán que ser involucrados en la investigación plenamente, es decir pasan a ser requeridos como cualquier otro investigado. Al acuerdo ya homologado no le impacta, salvo que los propios integrantes y exintegrantes de la empresa intenten condicionar su continuación en la colaboración en los cuatro casos y en los otros que se han comprometido dentro del propio acuerdo”, precisó Yván Montoya.

Empero, el exprocurador ve muy difícil que esto llegue a realizarse y, aún si sucediera, no afectaría las investigaciones que realiza el equipo especial Lava Jato, ya que existen declaraciones previas de los exdirigentes de Odebrecht, documentación y testimonios de varios colaboradores eficaces.

“Me parece que hay varias evidencias y sólidas. Hay documentación, la colaboración de Graña y Montero -y que no le conviene concluir-, están las primeras declaraciones de los brasileños con presencia judicial y de los abogados de los imputados que un tribunal peruano puede darles valor. Por tanto, hay evidencia como para ir al juicio y para que algunos casos puedan ser reconocidos por el tribunal en su momento”, añadió.

CATEGORÍAS
ETIQUETAS
Compartir Esta