Imágenes reflejadas

Imágenes reflejadas

Por: César Azabache Caracciolo
Exprocurador anticorrupción

El tono de las instrucciones que César Acuña impartía a la anterior presidenta del Congreso, la señora Lady Camones, y su reacción ante la difusión de esas grabaciones sorprenden poco a quien haya seguido la descripción del personaje que publicó el periodista Cristopher Acosta hace algo más de un año.

Heidy Juárez, acusada de ser autora de la infidencia, fue expulsada del partido. En el plano simbólico su expulsión se parece en mucho a la querella que Acuña intentó contra el autor del libro que describe su perfil: “Plata como cancha”.

Aparentemente para Acuña el problema no está jamás en los eventos que protagoniza, está en la difusión de lo que hace, en su exposición al público, en la reproducción de su propia imagen en los espejos que, sin tener culpa alguna en ello, se limitan a devolver su imagen reflejada.

Es como si esta corta historia del personaje pusiera en evidencia lo que ocurre cuando alguien decide librar una permanente batalla contra todo lo que refleje su propia imagen, la que forjó, la que proyecta. Negación y auto encubrimiento son las construcciones que me sugiere esta historia.

Encuentro una llamativa semejanza entre la forma en que reaccionó el señor Acuña en estas dos pequeñas historias recientes y el modo en que la defensa del presidente Pedro Castillo ha venido acosando al coronel PNP Harvey Colchado, quien lo investiga.

Una autoridad en asuntos del Ministerio del Interior, Carlos Basombrío, sostuvo en una entrevista (que publiqué hace unos días) que Colchado y el equipo que lidera son quizá el mejor colectivo que se ha formado en la Policía Nacional desde la captura de Abimael Guzmán.

De varias maneras el coronel PNP podría convertirse en referente para construir la imagen de una policía profesional, responsable, comprometida con una misión pública que trasciende la simple continuidad en una carrera poblada de ascensos, conspiraciones y limitaciones.

Pero, su ruta está marcada por su capacidad para poner sobre la escena las evidencias que pueden poner a Castillo Terrones tarde o temprano ante los tribunales. Colchado es, entonces, también portador de un espejo. Ante el riesgo de ser visto, el mandatario no construye un caso defensivo, no intenta un giro de timón que cambie la imagen que proyecta: intenta remover a Colchado de su puesto, como Acuña remueve a Juárez o querella a Acosta.

Los casos disciplinarios que ensaya Pedro Castillo contra el coronel PNP representan su propia batalla contra quien comienza a reflejarle de cuerpo entero. Negación y auto encubrimiento casi compulsivos, proyectado ahora a su afán por evitar que la Fiscalía vea los videos de las cámaras que acaso pongan en evidencia cosas que en efecto ocurrieron.

No es este un caso sobre instituciones. No se trata ya de la presidencia. Es un caso sobre personas que deben tener la entereza de asumir  las consecuencias de sus propios actos.

Los espejos no nos devuelven la imagen que queremos imaginar. Nos devuelven la que hemos construido. Y verla, para personas como Castillo o Acuña -en esto no parecen estar muy distantes- parece ser algo que preferirían evitar, aunque sin hacerse cargo de las consecuencias.

CATEGORÍAS
ETIQUETAS
Compartir Esta