Entérese que dice la Corte Suprema sobre el “Delito de trata de personas” 

Sala Penal Permanente - Casación N° 1351-2019, Puno 

Por: Infolegal.pe  

La Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República, declaró fundado el recurso de casación interpuesto por el Ministerio Público, por la causal de inobservancia de la debida motivación de las resoluciones judiciales– contra sentencia de vista que revocó la sentencia condenatoria de primera instancia del 21 de agosto de 2018 y, reformándola, absolvió a la encausada Candelaria Elizabeth Umiña Coila de la acusación fiscal como autora del delito contra la libertad en la modalidad de violación a la libertad personal, en su forma de trata de personas agravada, en perjuicio de la menor identificada con las iniciales Y. V. Q 

Según Recurso de Casación N° 1351-2019, emitida el 20 de julio del año en curso, en el que participó como ponente la señorita jueza suprema Carbajal Chávez, y se declaró fundado el recurso señalado bajo el argumento de “Delito de trata de personas”. 

Al respecto, señala que la trata de personas comprende una serie de conductas, como la captación, el transporte, el traslado, la acogida, la recepción o la retención de personas. Los tratantes de personas utilizan diversos medios para lograr el reclutamiento, como la violencia, la amenaza u otras formas de coacción, la privación de la libertad, fraude, engaño, abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad, la concesión o recepción de pagos o de cualquier beneficio.  

En ese orden de ideas, este delito es independiente de que con posterioridad se produzca una situación concreta de explotación (laboral, sexual u otras formas). Igualmente, el consentimiento de la víctima mayor de edad a los requerimientos del tratante no es relevante. 

En cuanto a los hechos, se le imputó a la procesada Candelaria Elizabeth Umiña Coila haber captado, trasladado, transportado, acogido y retenido a la menor agraviada, con fines de explotación laboral y sexual, hecho materializado en el local nocturno denominado PK2 (Pecados) con el afán de obtener una ventaja económica. 

Respecto a la menor agraviada, señalan que fue a buscar trabajo como mesera, por lo que se dirigió a la calle Moquegua de la ciudad de Juliaca, lugar donde publican avisos de ofertas laborales; al no encontrar trabajo, empezó a sollozar. Bajo ese contexto la procesada logró ganarse la confianza de la menor. En tal situación le ofreció trabajo en el local nocturno “Pecados”, propuesta que la agraviada rechazó en un primer momento. No obstante, la procesada le explicó en qué consistía dicho trabajo, qué cosas hacían y cuáles no. 

La menor fue convencida y al no tener dónde quedarse, ese mismo día, aceptó irse con la procesada, por lo que se trasladaron juntas hasta Puno, lugar donde habitaban varias señoritas con los sobrenombres de “Yasmin, Estefani y Pamela”, y la procesada la acogió creando las condiciones necesarias para la explotación laboral y sexual. 

CAS+1351-2019-comprimido

CATEGORÍAS
ETIQUETAS
Compartir Esta