Entérese, que dice Corte Suprema sobre la “Prueba por indicios y delito de colusión”

Sala Penal Permanente - Recurso Casación N° 241-2019, Ancash

Por: Infolegal.pe

El último 19 de mayo, la Corte Suprema de Justicia, se pronuncia sobre la “Prueba por indicios y delito de colusión “en el recurso de Casación N.° 241-2019 por inobservancia de precepto constitucional (garantía de defensa procesal) y quebrantamiento de precepto procesal interpuesto por la señora Fiscal Adjunta Superior de Anchash. 

Bajo ese contexto, y con la ponencia del señor César San Martín Castro, señalan que en la acusación escrita no se mencionó que los hechos típicos se acreditarían con prueba por indicios, pero por el detalle de los medios de investigación valorados y el conjunto de medios de prueba ofrecidos es obvio que lo que se postulaba se acreditaría mediante la prueba por indicios.  

No hay otra opción. La defensa técnica no puede alegar confusión o desconocimiento de cómo sería el curso y desenlace del procedimiento principal o juicio oral. 

Además, agrega que no puede confundirse “imputación necesaria” con el principio de contradicción y la garantía específica de igualdad de armas, así como tampoco puede plantearse una diferencia absoluta entre prueba directa y prueba indirecta o por indicios; de igual manera, no es de rigor mezclar dos conceptos distintos: medio de prueba y método de valoración de la prueba. 

La prueba por indicios forma parte del juicio de hecho, pero no como un medio de prueba que es valorado, sino como una operación intelectual basada en el resultado de la prueba practicada (y, por tanto, ya valorada). Consecuentemente, no hay proposición, ni práctica de la “prueba” de indicios-o presunciones. Hay una construcción y utilización de razonamiento indiciario –presuncional– siempre que concurran las condiciones legales para ello. 

Así también, la prueba por indicios está en función a si lo que se acredita es un hecho principal – el fijado en el tiempo delictivo- o un hecho auxiliar o circundante al principal. Solo existe, en la prueba por indicios, una diferente relación entre el hecho a probar y el objeto de la prueba, pero no hay diferencia ontológica.  

Así, mientras la prueba directa compromete necesariamente alguna inferencia para acreditar la atendibilidad del elemento de prueba que nos transporta al hecho principal, la prueba por indicios demanda inferencias en mayo número: primero, las exigibles para testar la fiabilidad de los medios de prueba que conducen a la prueba del hecho secundario con el hecho principal. 

Finalmente, señala que, la conclusividad, no el número, de las reglas inferenciales empleadas, es lo significativo para su seguridad. Por tanto, será más fuerte si se trata de una ley lógica o científica, y débil si se funda en máximas de experiencia corriente. 

casación+241-2019
CATEGORÍAS
ETIQUETAS
Compartir Esta

COMENTARIOS

Wordpress (0)