Corte Suprema se pronuncia sobre la “Prueba Trasladada ” y “El delito de desaparición forzada”

El Recurso de casación 745-2019, declaró no haber nulidad en los recursos interpuestos por los sentenciados Vladimiro Montesinos Torres, Gabriel Orlando Vera Navarrete y otros imputados 

Por: Infolegal.pe

La Corte Suprema de Justicia de la República, resolvió los recursos de nulidad interpuestos por los sentenciados Vladimiro Montesinos Torres, Gabriel Orlando Vera Navarrete, Carlos Eliseo Pichilingue Guevara; Nicolás de Bari Hermosa Ríos, Santiago Enrique Martín Rivas, Julio Rolando Salazar Monroe, Juan Nolberto Rivero Lazo y por el Representante de la Procuraduría Pública del ministro de Defensa contra la sentencia del 18 de diciembre de 2017, emitida por la Segunda Sala Penal Liquidadora de la Corte Superior de Justicia de Lima. 

Al respecto, el Recurso de Casación 745-2019, emitida el 8 de julio del año en curso, en la que participó como ponente la jueza suprema Pacheco Huancas, la Corte Suprema se pronunció sobre la “Prueba Trasladada ” y “El delito de desaparición forzada”. 

Sobre la prueba trasladada, prescribe que en el artículo 261 del Código de Procedimientos Penales establece dos supuestos totalmente diferenciados. El primero, vinculado a las pruebas admitidas y/o actuadas en el proceso penal fuente de imposible consecución o difícil reproducción por riesgo de pérdida de la fuente de prueba o de amenaza para un órgano de prueba —aunque dicha condición no es exigible respecto a los dictámenes periciales oficiales, informes y prueba documental.  

El segundo, relacionado a la incorporación de la prueba stricto sensu, cuyo valor probatorio fue fijado en la sentencia recaída en el proceso originario con autoridad de cosa juzgada, siempre y cuando acredite la existencia o naturaleza de una organización delictiva o su modus operandi o los resultados o daños derivados de los mismos. 

 En este último caso, subyace la necesaria subordinación a la verdad determinada en otro proceso de naturaleza similar —solo en relación a los condenados en el proceso originario y sin soslayar el sometimiento al debate procesal correspondiente—, dado que nuestro sistema jurídico procura impedir resoluciones contradictorias sobre hechos conexos que hayan sido objeto de procesamiento de forma desarticulada. 

En cuanto al delito de desaparición forzada, señalan que tiene un carácter pluriofensivo. Menoscaba y atenta contra una serie de derechos fundamentales intrínsecos a la esencia y dignidad de la persona humana. No solo lesiona la libertad personal, sino que también pone en riesgo — elevado— la integridad personal, la seguridad y la vida.  

Y es que, en efecto, la referida conducta delictiva “no solo pretende la desaparición momentánea o permanente de determinados individuos, sino también un estado generalizado de angustia, inseguridad y temor, y por ello, resultan vulnerados, entre otros, los derechos a la vida, la dignidad humana, el reconocimiento de la personalidad jurídica, la libertad, la seguridad, y no ser objeto de torturas ni de otras penas o tratos crueles inhumanos o degradantes”. Incluso, se vulneran las garantías legales y constitucionales de los ciudadanos, dispuestas para su protección, la tutela jurisdiccional efectiva y el debido proceso, así como el derecho de sus familiares y de la sociedad a saber su paradero.  

Por ende, la situación antijurídica provocada o, en otras palabras, la ofensa al bien jurídico tutelado, perdurará en el tiempo hasta que no se dé la información correspondiente sobre el paradero de la víctima (si aparece viva) o no sean debidamente localizados e identificados sus restos (en el caso que aparezca muerta). Su carácter permanente ha sido reconocido de manera reiterada por el Derecho Internacional de los Derechos Humanos —incluido el corpus iuris del Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos—, al señalarse que el “acto de desaparición y su ejecución se inician con la privación de la libertad de la persona y la subsiguiente falta de información sobre su destino, y permanece hasta tanto no se conozca el paradero de la persona desaparecida y los hechos no se hayan esclarecido”. 

 Este estado permanente de antijuricidad permite la aplicación en el tiempo de los diversos preceptos materiales que regulen y sancionen la conducta típica. Ello, en mérito de que la consumación no concluye con la realización de los elementos del tipo penal, sino que se mantiene por la voluntad del autor a lo largo del tiempo. 

Por estos fundamentos, los integrantes de la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema de Justicia de la República, acordó tener por desistido al sentenciado Gabriel Orlando Vera Navarrete del recurso de nulidad promovido; por lo que deberá comunicarse a la Sala competente para los fines de ley, señalan en la Resolución. 

Asimismo, declaró no haber nulidad en la sentencia del 18 de diciembre de 2017, integrada mediante auto del 11 de julio de 2018, emitida por la Segunda Sala Penal Liquidadora de la Corte Superior de Justicia de Lima, en el extremo que condenó a Vladimiro Montesinos Torres, como autor mediato de los delitos de desaparición forzada y de homicidio calificado, a veinte años de pena privativa de la libertad; y lo inhabilitó por el plazo de 5 años. 

Así también declaró no haber nulidad en la mencionada sentencia en los extremos que condenó a Santiago Enrique Martín Rivas Carlos Eliseo Pichilingue Guevara como coautores de los delitos de desaparición forzada y de homicidio calificado, a veinte años de pena privativa de la libertad; y los inhabilitó por el plazo de cinco años. 

Por otro lado, declaró nula sentencia en el extremo que condenó a Nicolás de Bari Hermosa Ríos como autor mediato de los delitos de desaparición forzada y de homicidio calificado, a 19 años de pena privativa de la libertad; lo inhabilitó por el plazo de 5 años y ordenó que concurra en el pago solidario de la reparación civil.  Por ende, disponen la inmediata libertad del acusado, siempre y cuando no subsista en su contra, orden o mandato de prisión dispuesto por autoridad competente. 

RN+745-2019-comprimido
CATEGORÍAS
ETIQUETAS
Compartir Esta