“Bebé recién nacido es condenado a morir dentro de tres días”

“Bebé recién nacido es condenado a morir dentro de tres días”

CINE JURÍDICO: la nueva apuesta coreana de NEFTLIX

Por Infolegal.pe

Las series coreanas se han puesto de moda. No hay duda de eso. Desde el éxito internacional, masivo y rotundo, de “Juegos de Calamar”, las series coreanas no han parado de cosechar éxitos y puestas en vitrina por plataformas como Netflix, por sus argumentos escalofriantes y poco convencionales.

En “Rumbo al infierno”, la nueva apuesta de Netflix, el argumento es, al inicio aparentemente sencillo y lineal: “los malos deben ir al infierno”; pero luego se va complicando al punto que comienzan aparecer elementos narrativos como son “los ángeles anunciadores” de las profecías, los “ejecutores de las profecías” (que siempre son tres y son los encargados de matar al condenado y llevarse su alma) y los “receptores de las profecías” que , en buena cuenta son los “condenados”. Una condena, ciertamente, sin derecho a la defensa, sin juicio previo y con un solo castigo: “la muerte del condenado”. No importa el pecado que bien puede ser una mera infracción administrativa (conducir un local de apuestas “ilegal”, pagar con la tarjeta de crédito corporativa los gastos personales, etc.), o una infracción penal-delito (haber matado a personas o adquirir pornografía infantil), lo trascendental es “haber vivido de modo deshonesto” y en “desafío a las leyes de Dios”. El mensaje resulta ser claro: las leyes del hombre (las leyes civiles, penales o administrativas), no sirven de nada. Dios, el único apreciador de los hechos, persecutor de los hechos y decisor de los hechos; determina, según su voluntad, el castigo del “pecador” que es único y es, como repetimos, la muerte.

La ruta argumental hasta aquí se acepta. Y la sociedad en la que se desarrollan los hechos, la coreana (y por mención otras asiáticas), la acepta con devoción y resignación: “es la voluntad de Dios” en castigo por el pecado. Hasta que un niño recién nacido, con problemas para mantenerse autónomo y en incubadora, es “condenado por un ángel anunciador” ¿Cómo un niño recién nacido puede ser condenado por Dios? de inmediato los “nuevos sacerdotes de la Iglesia que se forma alrededor de esta práctica: “La nueva verdad” y otros más radicales “La Lanza”; ambos con líderes y propósitos distintos. Ambos grupos se organizan para “encubrir este aparente error de Dios” (lo que nos recuerda las veces que la Iglesia Católica hizo lo imposible para tapar vacíos en su construcción y los pilares de sus creencias). Para ello, usan a un miembro de su grupo para taparlo, sin lograr su acometido.

Como en toda historia en ésta también hay una antagonista, una abogada Hieyin, integrante de un despacho de abogados “Sodo”, quienes cuestionan esa forma de hacer justicia y buscan evitar, de la forma que sea, que se abuse de las personas que son condenadas y de sus familias. Se produce entonces una bipolaridad interesante: la justicia de Dios Vs. la justicia del hombre y la pregunta; ¿son irreconciliables?

La serie consta de 6 capítulos, todos ellos críticos y de gran enganche en el espectador, máxime por los valores y cuestiones propias que nos toca a todos vivir en estos tiempos. Ciertamente, creemos habrá segunda temporada, por un detalle al final. Un detalle que será bueno que Ud. amigo lector lo descubra pues no es intención nuestra el hacer un spoiler de la serie a la que encontramos cautivante y por demás interesante.

¿Ya has visto «Rumbo al infierno» en Netflix?

CATEGORÍAS
ETIQUETAS
Compartir Esta